Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2013.



GENERACIÓN PUENTE

20130411223243-cartel-jade-maristas-0571-974039953-n.jpg

 

Hubo una vez una España dormida en el viejo laurel de la autocomplacencia, un Jaén adocenado en las mieles de un progreso inexistente, un tiempo oscuro –dicen los  cronistas- que esperaba luces de libertad y gritos de futuro. Y, en mitad de esa vorágine imparable, una generación que terminaba su formación en el “moderno edificio con aires ministeriales” –curiosa frase publicada con motivo de su inauguración varios años atrás- que alberga el Colegio Marista Santa María de la Capilla.

Chavales que se lanzaban al ataque universitario en aquel mítico 1975 que tanta cola trajo en los libros de historia. Una promoción, la XVII, que fue el puente hacia aquella esperanza que nacía entre miedos y zozobras. Un mundo nuevo parecía estar brotando no ya a nuestro alrededor, sino incluso en ese íntimo rincón que nos avisaba de que ya nada sería igual.

Abandonamos el colegio que nos acogió durante la niñez y la adolescencia con el «Esto rupes inaccesa» grabado en lo más hondo y nos lanzamos a construir la nueva medicina, el nuevo derecho, la nueva educación, la nueva ingeniería… ese “mundo nuevo” que nuestra paisana Karina había defendido poco antes en Eurovisión.

Ya ahora, cuando parece que aquel mundo soñado no fue tan feliz como decía la canción, el germen de aquella “Generación Puente” se reúne de nuevo para tomar el pulso al recuerdo vestido de nostalgia, poner sobre la mesa lo logrado y saberse ungidos por la varita de la amistad ininterrumpida.

Bajo la tutela organizativa de Héctor Entrambasaguas, Marcial Mariscal, Jesús Pajares, Rosendo Zabala y Manuel Mollinedo, almas de la iniciativa, aquella pléyade de niños que parecen aun posar en la escalera central del colegio, vamos a revivir en breve no ya aquellos recuerdos colegiales que, en el fondo, nos marcaron para siempre y conformaron nuestra manera de ver y enfrentarnos a la realidad, sino también el recorrido hacia el que nos llevó ese puente que comenzamos en el 75 cuya meta está aun sin definir del todo.

Revisitaremos lugares, recuerdos y conciencias. Pasearemos por patios no olvidados, aulas nunca desalojadas del todo, profesores de todas las estirpes, amigos grabados a fuego lento en ese corazón que atesora los buenos momentos. Seremos de nuevo lo que fuimos sin dejar de ser lo que somos y viceversa.

Dice el viejo adagio que a lo que te marca siempre vuelves. Y nosotros volvemos ahora a ser aquellos compis de pupitre dejando atrás problemas y sinsabores para mirar con ojos inocentes, como entonces, el camino que nos tocó, nos toca y nos seguirá tocando recorrer.

La vieja promoción XVII, crisol de viejas glorias maristas, se apresta a cruzar de nuevo el puente ondeando su bandera. Quién sabe qué propuestas, ideas y soluciones traerá bajo el brazo. La realidad puede beber de la nostalgia para empujarse hacia adelante. ¿Dije “beber”? ¡Cielos!, nos han descubierto. Sí, bueno, vale, algunas gotas de alcohol ornarán el encuentro…

Etiquetas: , , ,

11/04/2013 22:32 zaquizami Enlace permanente. Historias de otro tiempo No hay comentarios. Comentar.

A José Manuel, "Camarada Miasténico" y poeta.

20130421135538-aa001-asam-1983.jpg

 

Mientras la sombra de las páginas de DIARIO JAÉN sobrevolaba nuestro Congreso Nacional de Miastenia y nos servía de foro de expresión de esas pequeñas cosas que conforman el día a día de un miasténico, entre la alegría del reencuentro y la inquietud por conocer las novedades en tratamientos y aires de futuro, alguien parecía observar nuestras idas y venidas con la mirada anhelante y el gesto abierto.

Un camarada de “penas miasténicas” pero con un corazón libre de ataduras, de enfermedad y de lágrimas, José Manuel Jiménez, paseaba su imponente presencia por esos instantes compartidos, ofreciendo su tímida sonrisa, su mano amiga, sus ganas de comunicar experiencias.

José Manuel arrastra diagnósticos lentos e inexactos, tratamientos laberínticos que no siempre han dado resultado, guías que no llevan a ningún lugar, pero su desesperación se ha ido transmutando en una plácida y condescendiente serenidad. Donde probablemente otros gritarían su angustia, él reconduce su dolor en verso, su tortura en poema, su congoja en rima libre como su propio espíritu.

“Cada uno recoge lo que siembra” ha titulado su canto a la esperanza. Y con esas páginas repletas de desconsuelo vencido con amor del grande nos deja entrar en sus entrañas de aspirante a salir de esa espiral  miasténica que le atenaza cada despertar.

Las páginas de su libro destilan algo más que el rutinario ritmo de la poesía nacida de lo más hondo. No podemos verlas como colección de poemas ni quedarnos en discutir calidades literarias. No. José Manuel vacía su alma en el papel y nos hace partícipes del pálpito de su corazón cansado. Agujerea sin pudor las meninges de su cerebro, de su cuerpo, y deja que brote el optimismo con aires de animoso porvenir.

Sí .Es cierto ese título con que empieza el libro. Si  cada uno recoge lo que siembra, José Manuel está recogiendo no solo el amor de su Susana del alma, sino también el nuestro, el de la comunidad miasténica que lo acoge con mimo y quiere empujarle siempre hacia adelante. Cuando la mirada transmite guiños al destino, como la suya, el futuro no tiene por menos que mostrarse benévolo con quien ha hecho de la bonhomía su lema de identidad. Gracias por todo, José Manuel. Estamos contigo. La Miastenia no podrá con nosotros. La lucha continua. Adelante.

Las páginas de tu libro, José Manuel, se hacen hoy una sola con las de este periódico que siempre ha destacado por su sensibilidad con nuestros padecimientos, esperanzas y deseos de victoria contra la Miastenia. Y, juntas, lanzan al mundo ese afán que apuntas en uno de tus poemas: Llegará el día en que el alba sea dulce, como un pequeño sorbo de café.

Sé que lo vamos a conseguir.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

21/04/2013 13:55 zaquizami Enlace permanente. Alzo la voz. No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris